El juego de la muerte

Tengo la vida de aquel hombre en mis manos.

 

Solamente pulsar el botón, y una mortal descarga de 450 voltios mataría al ya moribundo ser humano al otro lado de la pared.

– “Continúe, por favor.”- dice el odioso experimentador a mi lado.

El dedo encima del botón. Parece mentira que algo tan diminuto pudiera ser así de fatal… Tan fácil como presionarlo, y la vida acaba. Pero no, no es tan fácil. No existen fuerzas para pulsarlo.

– “El experimento requiere que usted continúe.”- vuelve a decirme el experimentador, con el mismo tono de autoridad de antes.

No puedo. Es una vida humana. No puedo. Me giro para mirar al experimentador, para intentar parar esta locura. Quiero decir “no”, pero no se articula la palabra ante su cara impasible.

– “Es absolutamente esencial que usted continúe”. – no hay ni un ápice de inflexión en su voz. Me está ordenando matar. Me ordena que apriete el botón. Pero con un tono inflexible, que me llena de dudas. ¿De verdad estoy matando a alguien? Pero los gritos son reales. Los oigo.

–  “Pero es el último. Va a morir.” – consigo articular, con el cerebro funcionando endiabladamente, buscando cualquier forma de salir de esa situación.

– “Usted no tiene opción alguna. Debe continuar.” – su impasibilidad inhumana destroza mis esperanzas de salir. Miro el botón bajo mi dedo. No puedo. No debo. Si debo. El corazón a mil por hora. La habitación es una trampa asfixiante de la que no puedo escapar. La vida y la muerte se desdibujan ante mí. Me preparo para actuar. Para romper con todo lo que he pensado desde que entré en la sala, y…

Pincha en “leer más” para conocer el escalofriante experimento de Stanley Milgram; el experimento que posteriormente se conocería como el Juego de la Muerte:

Sigue leyendo

Anuncios

Pregúntale a Mike: guerra de sexos (parte I)

Pregúntale a MikeVosotros lo habéis pedido; yo os lo doy. Aquí va otro Pregúntale a Mike. En este caso, nos vamos a poner sexistas (que no machistas ni feministas). Porque aunque todos somos personas, y debemos gozar de iguales derechos, somos diferentes. Y que me parta un rayo si tú, que estás leyendo esto, no has pensado alguna vez lo de “no hay quien entienda a los hombres/las mujeres/JamesCastle“.

Sí, hablo de ti, Fulano. Que sepas que tu mujer sí puede hacer dos cosas a la vez. Y a ti, Mengana, te pido que no desesperes si tu marido no quiere pararse a preguntar la dirección. Es normal.Guerra de sexos

Este será el primero de dos artículos sobre las diferencias hombre-mujer. El segundo se basará en la obra Los hombres son de marte; las mujeres son de venus de John Gray. Este artículo, sin embargo, hablará de El viaje al amor, de Eduardo Punset. Pero este es un artículo más bélico que amoroso. Porque ya sabéis, los que se pelean…

¡Así que comience la batalla!

Sigue leyendo

Enlace

Pregúntale a MikeSintiéndolo mucho, este mes no he podido preparar nada para el Pregúntale a Mike. Mi trabajo y mis estudios van lo primero, porque el blog todavía no me da de comer.

Pero no voy a faltar a mi promesa. Os traigo aquí un pequeño aperitivo, para que os entre hambre para el próximo.

He aquí un enlace a una página que encontré. En ella, hay cinco juegos entretenidos, cinco curiosos datos de la mente. Si queréis, entrad a jugar, y comentadme abajo los resultados.

http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=24734

Un saludo,

Mike Wasos

Pregúntale a Mike: la hipótesis del hombre impar

Pregúntale a MikeBienvenidos, melocotoneros, a la cuarta edición de “Pregúntale a Mike”.

Otros compañeros han estado hablando de la evolución, desde sus especialidades. Y me ha entrado envidia. Así que me toca a mí copiarles. Pero como creo que os aburriría mortalmente que hablase de la evolución económica, solo me queda una opción. Hablaré de la “hipótesis del hombre impar”.

76221_shaxmaty_chernoe_beloe_4272x2848_(www_GdeFon_ru)Añado aquí el típico párrafo previo al artículo. Me resulta útil para dos cosas: hacer hueco a las dos imágenes; y recordar que si deseáis que en el próximo “pregúntale a Mike” trate de alguna materia especial, escribid al correo yomelocoton@hotmail.com.

Sigue leyendo

Fobias, y doce curiosas fobias.

Vamos a hablar de fobias. Muchas veces hemos oído términos como “aracnofobia” (miedo a las arañas), o “claustrofobia” (miedo a los espacios cerrados). Se pueden referir al simple miedo a estos elementos, o a un verdadero trastorno. Ambas formas de usar la fobiaterminación fobia son correctas. El objetivo de este artículo es la fobia como enfermedad mental.

Resulta un tema tan conocido como interesante. Veámoslo con más detalle, y demos algunos ejemplos curiosos

Sigue leyendo