El juego de la muerte

Tengo la vida de aquel hombre en mis manos.

 

Solamente pulsar el botón, y una mortal descarga de 450 voltios mataría al ya moribundo ser humano al otro lado de la pared.

– “Continúe, por favor.”- dice el odioso experimentador a mi lado.

El dedo encima del botón. Parece mentira que algo tan diminuto pudiera ser así de fatal… Tan fácil como presionarlo, y la vida acaba. Pero no, no es tan fácil. No existen fuerzas para pulsarlo.

– “El experimento requiere que usted continúe.”- vuelve a decirme el experimentador, con el mismo tono de autoridad de antes.

No puedo. Es una vida humana. No puedo. Me giro para mirar al experimentador, para intentar parar esta locura. Quiero decir “no”, pero no se articula la palabra ante su cara impasible.

– “Es absolutamente esencial que usted continúe”. – no hay ni un ápice de inflexión en su voz. Me está ordenando matar. Me ordena que apriete el botón. Pero con un tono inflexible, que me llena de dudas. ¿De verdad estoy matando a alguien? Pero los gritos son reales. Los oigo.

–  “Pero es el último. Va a morir.” – consigo articular, con el cerebro funcionando endiabladamente, buscando cualquier forma de salir de esa situación.

– “Usted no tiene opción alguna. Debe continuar.” – su impasibilidad inhumana destroza mis esperanzas de salir. Miro el botón bajo mi dedo. No puedo. No debo. Si debo. El corazón a mil por hora. La habitación es una trampa asfixiante de la que no puedo escapar. La vida y la muerte se desdibujan ante mí. Me preparo para actuar. Para romper con todo lo que he pensado desde que entré en la sala, y…

Pincha en “leer más” para conocer el escalofriante experimento de Stanley Milgram; el experimento que posteriormente se conocería como el Juego de la Muerte:

Sigue leyendo

Anuncios

Pregúntale a Mike: Psicometría

Cuánto tiempo, queridos melocotoneros.Me alegra estar con vosotros en un nuevo “Pregúntale a Mike”.

CONÓCETE A TI MISMO

Se dice que en la entrada del templo de Apolo, en Delfos (el famoso templo del oráculo) se podía leer la frase “Conócete a ti mismo”.  Una de las explicaciones que se daba a la razón por la que el templo recibía con estas palabras era que todos los problemas se podían resolver si conseguías saber quién eres.

“Conócete a ti mismo” es el lema de muchos psicólogos famosos. Y ha sido objeto de la psicología el ayudar a las personas a tener un concepto más claro de su personalidad. Este es el objetivo de la psicometría.

Este “Pregúntale a Mike” será una introducción para una serie de test psiconométricos que iré publicando. Pincha abajo, y a lo mejor descubres cosas de ti mismo que desconocías.

Sigue leyendo

El show de Mike: el curioso caso de Herbert Dow

El show de Mike 2En mi artículo Cómo tirar tu empresa a la basura en tres pasos, expliqué la razón por la que la estrategia de dumping o precios predatorios era como no llevar casco en la bicicleta: si te arriesgas a romperte la cabeza, es decisión tuya. No tiene sentido que se te obligue a llevar casco.

También prometí en ese artículo daros un ejemplo real proveniente del libro El liberalismo no es pecado, de Carlos Rodríguez Braun y Juan Ramón Rallo. Bueno, pues ya va siendo hora de cumplir mi promesa.

¡Entren, entren, damas y caballeros (y James Castle)! ¡Entren a conocer el curioso caso de Herbert Dow!

Sigue leyendo

Time goes by (1ª parte)

El tiempo no pasa igual para todos. Tampoco pasa igual en cualquier momento. De hecho, muchos expertos opinan que el “tiempo” en sí no existe. Es una invención humana, para representar la sucesión de cambios que ocurren. Es inmaterial. Es irreal, imaginario, ficticio.

Pero… Ay, cómo nos preocupamos por esa ficción, ¿verdad? “Uy, que llego tarde al trabajo”, “ay, que no me da tiempo a comer”, “ah, que estoy a 40 minutos de casa”. Es esta convención uno más de esos elementos abstractos que nos obsesionan hasta límites ridículos.

Dado que el artículo me salía laaargo como los anuncios de antena tres, he decidido dividirlo en dos partes. En la siguiente, y tal y como prometí en mi artículo anterior, nos meteremos en la maravillosa cabeza de Adelfo. Pero hoy, vamos a ver algunas curiosidades sobre la percepción del tiempo. ¿Preparados?

Sigue leyendo

Presentamos a Adelfo

Imagen

 

Retrato de Adelfo

 

 

¿Recordaís a Adelfo? Tal vez le hayáis visto en Mike Mosby, economista, o en la segunda parte de la trilogía de El comunismo. Bien, pues tengo buenas noticias: ¡hemos conseguido ponernos en contacto con él! Ha pasado por nuestras oficinas, y ha accedido encantado a que publiquemos algunas fotos de sus aventuras

 

 

Sigue leyendo