Cómo tirar tu empresa a la basura en tres pasos


¿Sabéis lo que es el dumping? Es una estrategia donde la empresa baja los precios por debajo de su coste medio. Resultado: precios más bajos que la competencia. Tan temida es esta práctica que muchos países tienen leyes en contra del dumping. Si haces dumping, verás a tus contrincantes cerrar…you-can-run-but-you-cant-hidejjpeg

… y casi con seguridad, caerás tú también.

 

 Dale abajo para cargarte tu empresa en 3 pasos:

Adelfo es un empresario, cuya empresa fabrica muñequitos cabezones (de Elvis, de Jackie Chan, de James Castle…). Y por raro que parezca, en este mercado tiene varios competidores. Pero a Adelfo se le ha ocurrido una forma de librarse de ellos. Planea bajar los precios un tiempecito por debajo de lo que le cuesta hacer un muñeco cabezón. Explicamos en profundidad:cabezón Elvis

Su fábrica vende actualmente un muñequito por 20 Zapastras o Z (moneda del país de Adelfo). Su fábrica tiene capacidad para producir 20.000 muñequitos al mes, pero con su actual clientela, solo produce 15.000. Si no, se quedaría con 5.000 muñequitos sin vender cada mes.

Los 20 Z que vale cada muñequito se deduce de los 10 Z que cuesta la materia prima (costes variables), y los 5 Z que cuesta el salario de los trabajadores, que los cobran sí o sí cada mes (costes fijos) repartidos entre cada muñeco, ya que el total es 75.000 (75.000/15.000 = 5 Z por muñeco). Esto deja un beneficio (ingresos – gastos; 20 – 15) de 5 Z por muñequito.

Adelfo sabe que el resto de sus competidores tiene más o menos los mismos costes, la misma capacidad de producción, y los mismos precios. Y sabe que si baja 4 Z el precio, ganando 1 Z solamente, sus competidores harán lo mismo. Por ello, se le ha ocurrido el brillante plan de bajar a 12 Z el precio del muñeco durante un tiempecillo. Quiere hacer esto porque sabe que puede aguantar un año perdiendo 3 Z por muñeco, pero que sus competidores probablemente no puedan.

cabandotupropioagujeroAdelfo no lo sabe, pero está realizando una técnica competitiva que se denomina Dumping, o precios predatorios. Y tampoco sabe que está cavando su propia tumba.

He aquí tres problemas a los que se va a enfrentar Adelfo.

 1) Producir a pérdida

Si producía cada muñeco por 15 Z, y lo vende por 12Z, pierde 3 Z por muñeco. Cada mes, si vende 15.000 Z como antes, perdería un total de 45.000 Z por mes.

Solución: fabricar más (economías de escala). Como los costes fijos no van a variar si aumentamos la producción, el fabricar más hará que se repartan los costes fijos entre más productos vendidos.

Hago las mates por vosotros: si los costes fijos eran 75.000 Z, y ahora se tienen que repartir entre 20.000 muñecos, se reduce el coste fijo a 3,75 Z por muñeco. Ahorramos 1,25 Z por muñeco, teniendo ya solo una pérdida de 1,75 Z por muñeco. Algo es algo.

2) A aguantar toca

Adelfo se encuentra con un problema. Su empresa trabaja a pérdidas. Ha conseguido en parte lo que quería, que es ganar más parte del mercado (sus productos son más baratos que los de la competencia, por lo que se venden mejor). Pero ahora pierde 1,75 Z por muñeco, a un total de 35.000 Z al mes. ¿De dónde saca esos 35.000 Z? No puede pagarlo de los beneficios empresariales, porque no hay beneficios, sino lo contrario. Tampoco puede ahorrar en electricidad o mantenimiento, porque empezaría a producir menos. Ya hemos visto que cuanto menos produzca, más pérdidas tendrá. Y por supuesto, si deja de pagar a los trabajadores, estos se largan.Muerte económica

Solución: asegurarte que tu hucha cerdito está muyyyyyyyy llena antes de practicar el dumping. Solamente con reservas suficientes podrás aguantar.

3)  Competidores zombis

Supongamos que ha conseguido aguantar trabajando a pérdida un año, y que con ello, ha conseguido desbancar al resto de sus competidores (lo normal es que sean varios años para que tus competidores caigan, y que la empresa, trabajando a pérdida, acabe en riesgo de quiebra). Bueno, las pérdidas ascenderían a 420.000 Z (1,75 Z de cada muñeco x 20.000 muñecos x 12 meses).

Toca volver a subir los precios. Pero ahora que es un monopolio, puede poner el precio tan alto como quiera, ¿no?

¡Pues no! La razón es que si lo vuelve a subir (que por narices tiene que hacerlo, o quebrará) fomentará el que salgan nuevos competidores. Lo más fácil es que alguien se dé cuenta de que puede hacer los muñecos con el mismo coste, pero con un precio menor (no tendrá las pérdidas que tiene Adelfo). Y no tiene por qué empezar de cero, sino que le basta con comprar la maquinaria y las instalaciones de una de las empresas de la competencia que cerraron. Ni qué decir tiene que incluso las propias empresas de la competencia que cerraron podrían volver a abrir.Aplastar a la competencia

Vuelve a tener competencia. Pero esta vez, la empresa de Adelfo se encuentra en desventaja, ya que ha tenido pérdidas. No solo no ha conseguido su objetivo, sino que ha perdido bastante intentándolo, por lo que puede que ya se encuentra con menos capacidad competitiva.

Solución: ninguna. Ya has visto que es una tontería el usar una estrategia de precios predatorios.

La historia de Adelfo no es tan ficticia como se podría pensar. En la historia de las empresariales, ha habido numerosos ejemplos de cómo realizando una política de precios predatorios podría ser una bonita forma de cargarse tu empresa. En el libro que me ha inspirado a escribir este artículo, “El liberalismo no es pecado” (de Carlos Rodríguez Braun y Juan Ramón Rallo), sale un buen ejemplo: el caso de Herbert Dow.El liberalismo no es pecado

En un artículo posterior, os transcribiré el ejemplo del libro, porque os aseguro que merece la pena. Un claro ejemplo de que, si encima tu producto puede revenderse, el intentar dumping para librarte de la competencia es inútil.

Queda claro que una estrategia de precios predatorios puede ser inútil o nefasta para una empresa. Pero también hay casos en los que esta misma estrategia puede ser beneficiosa para la misma. En “El liberalismo no es pecado” encontramos dos posibles ejemplos:

  • Una pequeña empresa que es nueva o que saca un nuevo producto, se promociona con precios por debajo de los costes medios. Esto sería temporal, a fin de que la gente pruebe el producto, por lo que serían “costes de promoción”.
  • Una mediana empresa, que desea aprovechar las ventajas de la economía de escala (explicada anteriormente) para ampliar su base de consumidores.

Ya terminando el artículo, quiero llamar la atención hacia las leyes antidumping. Sí, existen leyes antidumping. La razón es el miedo a que una gran empresa quiera librarse de competidoras más pequeñas, para crear un monopolio. Porque, “en teoría”, una empresa grande podría permitirse incurrir en pérdidas un tiempo, mientras que una empresa pequeña no.

Digo “en teoría”, porque la realidad es que a las empresas grandes no les interesa hacer esto. Siguiendo una vez más un símil del libro “El liberalismo no es pecado“, los tigres no se lanzan a atacar a las moscas. A una empresa grande no le suele molestar la existencia de empresas pequeñas. Y casi siempre, le resulta más rentable en el medio o largo plazo comprar una empresa pequeña que le moleste, en vez de bajar precios incurriendo en pérdidas.Matar moscas a cañonazos

Por lo que estas políticas antidumping tienen el efecto contrario al pretendido: la empresa pequeña descrita arriba que quiere promocionarse no podrá. Ni será legal que la empresa mediana antes mencionada amplíe su base de consumidores bajando precios.

Espero que os haya interesado este artículo. Próximamente, el ejemplo de Herbert Dow que os prometí.

Un saludo,

Mike Wasos

Imágenes sacadas de: http://www.misscompras.com historiasdesdelugo.blogspot.com

http://www.fondosgratis.mx

actualidad.rt.com

actualidad.rt.com

elogia.net

elogia.net

Anuncios

2 pensamientos en “Cómo tirar tu empresa a la basura en tres pasos

    • Gracias, Federico.

      Opino igual que tú. En verdad me alucina la histeria por temas como el Dumping. Y me da un poco de rabia cómo hay quieres se aprovechan de este miedo para sacar tajada.

      Espero que sigas disfrutando con nuestros artículos. No olvides echarle un vistazo a la continuación de este: El curioso caso de Herbert Dow.

      Un saludo,

      Mike

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s