Pregúntale a Mike: la hipótesis del hombre impar


Pregúntale a MikeBienvenidos, melocotoneros, a la cuarta edición de “Pregúntale a Mike”.

Otros compañeros han estado hablando de la evolución, desde sus especialidades. Y me ha entrado envidia. Así que me toca a mí copiarles. Pero como creo que os aburriría mortalmente que hablase de la evolución económica, solo me queda una opción. Hablaré de la “hipótesis del hombre impar”.

76221_shaxmaty_chernoe_beloe_4272x2848_(www_GdeFon_ru)Añado aquí el típico párrafo previo al artículo. Me resulta útil para dos cosas: hacer hueco a las dos imágenes; y recordar que si deseáis que en el próximo “pregúntale a Mike” trate de alguna materia especial, escribid al correo yomelocoton@hotmail.com.

¿Qué es la evolución? En términos biológicos (y a riesgo de que James me pegue una colleja), la evolución es el conjunto de cambios que sufren los seres vivos a lo largo del tiempo. Estas transformaciones tienen como resultado la diversidad de las especies. Hago otro guiño a Hecan, que en su apasionante artículo del transhumanismo, introdujo la teoría de que estos cambios podían no solo ser naturales. Deseo yo también aportar mi parte a la definición.  Quiero hacer ver que los cambios no tienen por qué ser tan exclusivamente físicos.evol

De hecho, me gusta ver la psicología como una ciencia cuyo objeto de estudio es la diversidad psíquica del ser humano. Esto se demuestra pensando en la cantidad tan enorme de personalidades diferentes que podemos observar. Así mismo, a veces resulta útil o incluso fácil categorizar en grupos distintas formas de ser. ¿Se podría pensar que los cuatro elementos son, en realidad, cuatro razas psicológicas de la especie humana? Me gustaría pensar que sí.

“Vale, Mike, ya has soltado tu rollo de siempre. Ahora, ¿por qué no nos cuentas de una puñetera vez lo que es la hipótesis del hombre impar?”

Ya voy, ya voy… Pero déjame terminar con mi introducción, leñe.

He aquí una categoría peculiar dentro del comportamiento del ser humano. El hombre impar.

El término “hombre impar” fue acuñado por Michael Crichton, en “La amenaza de Andrómeda”. Michael Crichton es un médico, escritor y cineasta estadounidense, famoso sobre todo por escribir la novela y el guión de “Parque jurásico”. Hombre culto y entusiasta, ecologista convencido y casado varias veces.

andrómeda 2En cuanto a su obra,  “La amenaza de Andrómeda” es considerada una de las mejores novelas de ciencia ficción de la historia. Tanto es así, que se acabaron haciendo dos películas y una miniserie sobre su argumento. Recomiendo encarecidamente, al menos, ver la película de 1971 (la de 2008, ni la toquéis).

amenaza andrómedaTanto en la novela como en la película, se hace mención especial a un hombre, con determinadas características. En la historia, se trata de un hombre soltero, que resulta ser el único legitimado para activar o desactivar el sistema de autodestrucción de la base. Esto es porque, según la novela/peli, un hombre soltero estaría más cualificado para la toma de decisiones críticas que otra persona.

En http://www.uv.es/pascuall/debat%20La%20amenaza%20de%20Andromeda.pdf, encontré un curioso cuadro que muestra una serie de datos al respecto:

hombre imparSin título

La hipótesis del hombre impar es invención de Michael Crichton. No obstante, la idea ha abierto varios debates. Una persona que pueda estar más cualificado para la toma de decisiones que el resto, debido a su psicología. Imaginad políticos, gobernantes y funcionarios incorruptibles, que anteponen el bien colectivo al propio. Si para los puestos que toman decisiones, se hicieran pruebas psicológicas en vez de los métodos usuales, otro gallo cantaría

ajedrezVamos a desarrollar la idea. En primer lugar, buscamos una persona que, en la toma de elecciones, tenga una valoración especial sobre los elementos de cada elección. Por ello, el hombre impar deberá tener una capacidad de valoración diferente. Deberá ser una valoración lógica y pragmática. La resolución de sus conflictos se harán en orden a su propósito, de la manera más eficaz, y eliminando la usual influencia sentimental que suele caracterizar al ser humano. Y, ante todo, sus decisiones nunca se verían influidas por los demás. Tan solo las basará en la consecución de su objetivo.

La_Amenaza_De_Andromeda_-2008_1En “La amenaza de Andrómeda”, la hipótesis limita su estudio solo a los varones solteros (de ahí lo de “impar”). Pero, ¿su soltería es causa? ¿O puede ser una consecuencia? No sería del todo descabellado que su soledad se debiese a que su comportamiento resulta incomprensible para el resto de las personas. Vería dificultada su vida en pareja, donde uno de los pilares principales es la comprensión. También entorpece el dato de que el hombre impar no tiene en valoración sentimientos a la hora de elegir pareja. Las parejas suelen sentirse atraídas sentimentalmente. El hombre impar no sentiría esa atracción. Su motivación sería, más bien, el interés. La relación no podrá empezarse porque el hombre impar se sienta atraído por otra persona.

Y… ¿por qué tiene que ser varón? Por supuesto, podríamos encontrar perfiles femeninos paralelos al modelo aquí expuesto. Si hablo en todo el artículo de “el hombre impar”, y no “la persona impar”, es debido a que la hipótesis, en sus comienzos, se aplica solo a hombres. Pero, bajo este nuevo desarrollo, se abre la posibilidad de que las mujeres puedan encajar dentro de la hipótesis.

“Pero, Mike, siempre estás igual. Todo lo que dices se basa en un personaje de ciencia ficción. ¿Cuándo vas a poner los pies en el planeta tierra?”

Pero es que el modelo psicológico que estoy creando no resulta tan irreal. Existen varios ejemplos históricos que siguen este patrón. Se podría citar a varios personajes conocidos (¿Abraham Lincoln? ¿Margaret Thatcher?). Muchos, conocidos por ser excelentes gobernantes. Pero mi ejemplo favorito es el de Guzman el Bueno.

imagesCA6BTPLRAlonso Pérez de Guzmán, duque de Niebla, nació en León (1255). Tuvo varios problemas con familiares (era un hijo bastardo, pero sobre todo, rechazado por mitad de su falimia), que le obligaron a huir a Marruecos. Pero en 1291, Sancho IV, lo llamó de vuelta al reino, para aprovechar su experiencia en tierra musulmana. Se le recuerda, no obstante, por los acontecimientos ocurridos tras la conquista de la plaza de Tarifa, de la que se le hizo alcaide. En 1294, Tarifa sufrió un terrible asedio, a manos del sultán benimerín Abenjacob, y del infante traidor Don Juan. Visto la terrible resistencia que se encontraron en Tarifa, decidieron intentar la conquista de una manera más rápida, y más ruin : capturaron al hijo de Guzmán, y amenazaron con matarle si su padre no rendía Tarifa. Pero la respuesta de Guzmán fue la de lanzarles desde las murallas un puñal, retándoles a cumplir su amenaza con el mismo. Así, según la leyenda, se ganó el apodo de “El bueno”. Y después…

“Bueno, bueno, Mike. Todo esto es muy bonito. Pero vamos a lo que interesa: ¿cómo saber si coincides con la hipótesis del hombre impar?”

Empiezan a tocarme las narices tus interrupciones, absurda vocecita. Pero es verdad que me enrollo mucho… Termino:

La hipótesis lleva mucho tiempo debatiéndose. Pero no entre psicólogos. Los expertos, por la razón que sea, no se interesan. Pero pretendo solventar este inconveniente. He realizado una serie de experimentos, con personas que conozco que pudieran responder ante este modelo. El resultado son un patrón de actuación, reconocible mediante preguntas de resolución larga. Os dejo aquí las preguntas (que irán ampliándose conforme vaya experimentando más con la hipótesis). Si deseáis ver si entráis dentro del modelo, enviar vuestras respuestas al correo del blog:

yomelocoton@hotmail.com

Las preguntas son:

    1. Eres propietario de una empresa, con ciertos “oscuros” fiscales. En una reunión con el sindicato, un sindicalista insinúa que, si no aceptas unas condiciones que harían que la empresa adquiriese muy pocos beneficios cada mes, “podría venir un auditor fiscal”. Si el auditor te pilla, te podría cerrar la empresa, o incluso meter en la cárcel. Pero la alternativa es que tu empresa no florezca. ¿Qué harías?

    2. Te llama un loco homicida, probándote que tiene en su custodia a cuatro personas. Estas son un amig@ de la infancia que te salvó la vida, tu hermana pequeña, la pareja de tus sueños, y un niño inocente. Te dice que los espíritus le piden que mate a uno. ¿Qué harías?

    3. Dime por qué estarías dispuesto a sacrificar lo que más valoras.

    4. Dime: si no hay consecuencias, ¿prefieres el diamante grande? ¿O el pequeño?

Gracias por todo. Un saludo,

Mike

Imágenes sacadas de:

http://www.uv.es/pascuall/debat%20La%20amenaza%20de%20Andromeda.pdf

sospechososcinefagos.blogspot.com

bielpons.blogspot.com

es.gdefon.com

hominizate.wordpress.com

www.aytotarifa.com

videodromo.es

Anuncios

5 pensamientos en “Pregúntale a Mike: la hipótesis del hombre impar

  1. Estimado Mike, soy nuevo en esta plaza, llego de rebote y probablemente muy tarde porque el post es de febrero. No obstante probamos a ver si me llegas a leer el comentario.

    Me parece muy interesante y da muchísimo que hablar. Yo creo que la teoría del hombre impar es correctamente aplicada al género masculino y creo que tiene un claro motivo biológico. En nuestra especie el valor biológico de las hembras es arrolladoramente superior al de los machos. Dentro de los machos, los que no tienen crías de las que ocuparse son virtualmente prescindibles. Esto se traduce en la práctica en un instinto de conservación con diversos grados, hecho que se demuestra estadísticamente, que se lo pregunten si no a las compañías que hacen seguros de automóviles, hombre joven = paga más porque es más peligroso. O los pilotos de moto o de F-1… no tienen 40 años. Las mujeres arriesgan menos porque su naturaleza se lo impide. Si tienes que designar a alguien para que se juegue el tipo no lo dudes, un hombre joven y sobre todo, soltero.

    Alfredo

    Me gusta

    • Muy buenas, Alfredo.

      Claro que leo tu comentario. Y siendo tan interesante como resulta, lo mínimo es responder. Por ello, procedo:

      Empiezo diciendo que tu comentario ha causado ligero rechazo por parte de mis compañeras en el blog. Opinan que tu idea resulta errónea, debido a que tus argumentos se basan en las diferencias naturales, y no sociales. Un buen argumento por parte de una de ellas era que lo expuesto por tu parte habría encajado en una sociedad de hace algunos años. Pero que, tal y como se encuentra el “rol” social de la mujer actual, la teoría podría aplicarse al sexo femenino de igual forma.

      Admito no tener argumentos para contrarrestar esto. Tampoco puedo defender su postura, ya que no he podido encontrar aún un ejemplo de “hombre impar” mujer. De modo que querría pedirte que, si pudieras, desarrollaras lo expuesto por ti en este punto concreto.

      Donde sí puedo intentar rebatirte es en mi propio campo. Has querido demostrar la teoría que Michael Crichton expuso en su libro, y a mi gusto, la has defendido bien. Ahora sí, yo no lo comparto. Yo busco otro “por qué”. ¿Por qué estas personas, estos hombres solitarios, no han conseguido, pese a la presión a la que son sometidos, pareja? De ahí a que le dé la vuelta a la tortilla, respondiendo que no son diferentes porque están solos, como en la teoría original, sino que están solos porque son diferentes.

      Mike Wasos

      Me gusta

      • Bueno, bueno… Diles a tus compañeras que bajen la guardia, difícilmente encontraran a alguien más partidario de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres que yo. La sociedad ha evolucionado afortunadamente y las cosas van estando en su sitio. De todas maneras yo me quedo con un argumento que expone Desmond Morris en “El zoo humano”. El señor Morris sostiene, y parece bastante contundente, que el ser humano ha evolucionado a velocidad de vértigo en aspectos sociales e intelectuales mientras que su físico y esto probablemente incluye su arquitectura psicológica, es prácticamente el mismo que hace 50.000 años nos llevaba a vivir en tribus de cazadores/recolectores. Primates somos y con frecuencia lo olvidamos. Igualmente hay una marcada tendencia a desligar lo físico de lo intelectual y no es así en absoluto. El bienestar físico y el intelectual están íntimamente ligados. Todo esto está, siempre según Morris, en el origen de una serie de patologías “sociales” que en casos extremos devienen en individuos que en un pronto de ira incontenible e inexplicable cometen cualquier acto de barbarie contra ellos mismos, contra el prójimo o contra ambos.

        Dejo un poco el rollo y me vuelvo a mi intervención anterior. La cosa es simple como sumar dos más dos. El sistema de diferenciación sexual humano da una oportunidad del 50% para ambos sexos. Cuestión de un cromosoma entre dos posibles. Según esto, nacen, y más o menos es así, igual número de niños que de niñas. Ahora bien, si el fin de una especie es perpetuarse la cuenta no sale porque un varón técnicamente puede generar decenas, si no cientos de descendientes al cabo de un año mientras que una hembra no puede generar más allá de uno, como mucho dos. Esto significa que, a nivel de supervivencia de la especie, el valor de una hembra es muy, muy superior al de un macho. Puesto que la especie humana es de largo la más exitosa que ha existido sobre la Tierra la única salida que queda para cuadrar las cuentas es que los varones sean prácticamente “prescindibles” en su mayoría. Se me antoja difícil diseñar un experimento para comprobar esto con lo que queda echar mano de la psicología y de la estadística. Al parecer los hombres, cuanto más jóvenes peor, somos mucho más propensos a los accidentes que la mujeres. Nuestra percepción del peligro es distinta o está anestesiada o sabe Dios, son los misterios que la neurociencia no ha explicado hasta la fecha pero que espero llegue a hacerlo.

        Tu propuesta sobre los solteros me ha encantado: ¿son solteros porque son raros o son raros y por lo tanto se quedan solteros? Yo pienso que de manera natural la mayoría de nosotros tendemos a emparejarnos y reproducirnos aunque para todo hay excepciones. Otra para que se revolucionen tus compañeras: hay muchas más solteras que solteros. Pero yo pienso que esto es fundamentalmente social. Raritos siempre los hay, sin ir más lejos aquí me tienes a mi escribiendo estas diatribas una tarde de domingo. Sin embargo admito que como padre que soy, siento una inclinación a ocuparme de mi integridad física que sin hijos, o al menos sin hijos dependientes, no sentiría. Cosas como levantar el pie del acelerador siempre me vienen acompañadas de imágenes familiares, acuérdate del “papá no corras” y esas cosas (si tienes edad para acordarte, claro). Todo tiene excepciones pero yo creo que las mujeres, incluso las solteras, arriesgan menos. No sé si alguien se ha parado a contar el ratio hombre/mujer de asociaciones del tipo “club de alpinistas”, “pilotos de ala delta” o actividades de ese estilo, que entrañen riesgo. Y son gente joven, ojo. Sería un dato interesante.

        Encantado de charlar contigo Mike.

        Alfredo

        Me gusta

  2. El otro día me encontré con un señor entrado en años, pero que nunca se había casado y tampoco se arrepentía de no haberlo hecho. Sin embargo, por lo que me dijo, su vida fue tranquila y sin ningún tipo de éxito. Más bien era mala tirando a normalita, humilde y sin grandes aspiraciones diría yo. Mi pregunta es si los hombres/mujeres impares tienen más probabilidad de éxito en la vida, o si no tiene nada que ver.

    Ruffus

    Me gusta

    • Hola, Ruffus. De entrada, agradezco que plantees la pregunta. Esta teoría necesita mucho desarrollo. Que se cuestionen partes de la misma facilita su progreso.

      Si con éxito, te refieres a destacar, debo responder que no. Una persona impar no suele destacar. Las personas impares prefieren lo práctico. Y son personas simples. No suelen aspirar a puestos de gran responsabilidad, ya que normalmente chocará con esa naturaleza simple.

      Pero si te refieres a la consecución de sus objetivos, entonces sí. La persona impar elegirá las soluciones más lógicas y directas a sus problemas. Y suelen alcanzar sus metas.

      Si el hombre que tu describes es impar, y se planteó llevar una vida feliz, entonces ha tenido éxito, ¿no? Su vida ha sido tranquila, y sin incidentes.

      En el ejemplo de Guzman el Bueno, Guzman no pidió tierras ni poder a cambio de ayudar a Sancho IV. Tampoco pidió ser alcaide de Tarifa. Pero una vez que se le dio el puesto, resultó ser el alcaide más eficaz que jamás había tenido la plaza.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s