Llega el 4K: Impresiones


Hace relativamente poco terminó el CES, una de las mayores ferias del sector audiovisual, y como era de esperar estuvo plagado de las nuevas televisiones con resolución 3840 x 2160 píxeles, o como han decidido llamarlas comercialmente, 4K UHD.

Presentación de Sony en el CES 2014
[Digital Trends- Caleb Denison ]

La idea del 4K tiene un cierto recorrido y proviene principalmente del cine, en el que resulta un formato muy usado para crear películas, pero en realidad su llegada a los hogares ha tenido algo más que ver con Apple y su empujón en la “carrera de las resoluciones” que actualmente se vive en smartphones y tablets.

A mediados de 2010 Apple presentó sus pantallas Retina, con una resolución verdaderamente alta para la época en la que se movía, y que eran presentadas bajo con el concepto de que ofrecían una definición muy cercana al máximo que el ojo humano podía captar. Pues bien, el 4K UHD es llevar esa idea a los televisores convencionales.

Mucho se ha hablado ya sobre el tema del 4K UHD, que si su resolución no son 4k reales (en realidad es menor), que si aún no hay contenidos o que si por el precio de un nuevo televisor te da para comprarte un mercedes. Por todo esto me he decidido a centrarme en un aspecto totalmente distinto y olvidado por muchos periodistas, la sensación visual y las impresiones directas. Y es que en este caso tengo la convicción de que meros datos no bastan para hablar de la fidelidad alcanzada, porque las sensaciones que transmite no se parecen a lo que conocíais hasta ahora.

El realismo de la imagen es muy alto

Mi experiencia directa con los televisores ha sido cuanto menos positiva, y eso que por desgracia no he podido ver los televisores del CES, sino sus primos de hace unos meses en una tienda especializada. Pese a todo sí que puedo remarcar un hecho, la fidelidad es altísima.

Para que os podáis hacer una idea de las sensaciones lo que pude observar es esto:

En la pantalla mostraban un plano estático de un bosque, con un pequeño río fluyendo hacia el observador y el tronco de un arbol muerto en la zona central. En una televisión OLED el resultado hubiera sido bonito y llamativo, sin embargo con una definición de 4K el tronco central parecía sobresalir con algún tipo de 3D sin gafas, parecía prácticamente alcanzable con estirar la mano, algo verdaderamente impresionante que corresponde con una paleta de colores extramadamente amplia y una gran luminosidad que acompañan estos televisores.

Al hacer fotos a estas pantallas la imagen  pasa por real. Credit: Ty Pendlebury/CNET

Al hacer fotos a estas pantallas la imagen obtenida pasa casi por la foto que se hubiera obtenido en el lugar real.
Credit: Ty Pendlebury/CNET

La luminosidad es demasido alta en algunos modelos

Pese a que en el punto anterior lo he destacado como un punto positivo, en algunos modelos no lo es, y es que en algunos casos la pantalla emite tanta luz que resulta molesta.

Ciertamente esta fue una sensación muy curiosa que no había tenido hasta ahora al observar un televisor, y es que apenas podía mantener la vista en algunos modelos más de medio minuto. Por fortuna este es un punto negativo que en realidad podemos solucionar nosotros mismos si acabamos adquiriendo una de estas televisiones, puesto que la mayoría de Tv permiten ajustar esta característica sin mayor problema.Aunque pese a todo sigue siendo intrigante el como se ha llegado a esta situación, siendo la luminosidad un factor que cuenta con estudios ya bastante añejos.

El 4K puede ser una buena opción, pero depende de la distancia de visionado

Si ya te estás proponiendo comprar una nueva televisión 4K quizás debas replanterártelo, pues a grandes distancias la diferencia no es casi perceptible con el FullHD. Y como las imágenes valen más que mil palabras (siempre que no te metas en metafísica) os dejo un gráfico ilustrativo.

Estas son las distancias y tamaños con los que más se nota el cambio de resolución.

Estas son las distancias y tamaños con los que más se nota el cambio de resolución.

Como podéis comprobar el 4K UHD merece sobre todo la pena en distancias cortas o en grandes tamaños, dado que el ojo no es capaz de captar el aumento de resolución si la pantalla es de proporciones reducidas y está lejos.

Pese a todo el gráfico es tan solo una guía más o menos exacta que depende en gran medida de nuestra capacidad visual, puesto que estando en la tienda anteriormente mencionada pude comprobar como a dos metros de distancia un televisor FullHD y uno 4K de 60″ seguían manteniendo una cierta distancia en calidad de imagen.

Contenidos

Este es quizás el mayor problema al que se enfrenta la definición 4K, los contenidos, o mejor dicho la ausencia de estos. Siendo objetivos las televisiones apenas acaban de empezar a usar la definición HD  para la emisión en directo (al menos en España), y los recientes Blurays también se quedan cortos, tan solo pudiendo ofrecer hasta la definición FullHD. En un rápido resumen no nos queda un panorama muy acogedor en los canales tradicionales, pero si miramos a nuevos sistemas de visionado online, como Netflix, quizás podamos empezar a ver algún resquicio de luz, siendo que esta empresa se ha comprometido a empezar a emitir sus programas en 4K, y que mediante esta medida podría hacer reaccionar a alguno de sus competidores.

Un congresista trabaja con su esposa para vengarse de la gente que le han traicionado. No suena mal, ¿eh?

Un congresista trabaja con su esposa para vengarse de la gente que le han traicionado. No suena mal, ¿eh?

Por último, también se alberga cierta esperanza en las tecnologías de traspaso automático a 4K, que pretenden coger los contenidos en FullHD y tratarlos para conseguir un resultado semejante al que se conseguiría con un contenido 4K nativo. Sin embargo, la tecnología es aún muy verde en este terreno, si es que funciona algún día, y en las pruebas que pude efectuar vi como la diferencia entre el contenido nativo y el adaptado seguía siendo inmensa, ofreciendo una calidad apenas algo superior a las televisiones FullHD actuales.

Conclusión

El 4K ha llegado en un momento difícil en el que las cadenas aún se están adaptando al FullHD, en el que apenas un pequeño porcentaje de la población posee lectores de Blurays, y en el que la mayoría de la población prefiere ver sus series de manera online o por descarga directa pero siempre con la limitación del ancho de banda. En este entorno es donde se pretende entrar, y siendo sincero las cosas están difíciles, porque no se esperan cambios a corto plazo para acoger a este nuevo primo del FullHD más allá de algunas pequeñas propuestas. Por todo ello, y a pesar de su enorme calidad, debo desaconsejar la compra, pues de nada sirve la pantalla si no existe en el mercado contenido capaz de utilizarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s