De camino al abismo


Consolas de videojuegosHace apenas unos años, antes de la llegada de los smartphones, tan solo competían en el mercado de los videojuegos unas pocas compañías de hardware, como Sony o Microsoft, que se apañaban para repartirse entre ellas las ganancias de un mercado creciente. Cada una de estas empresas poseía un sistema operativo y características de hardware únicas, lo que hacía muy complicado hacer “ports” (versiones) de los juegos entre ellas, pero no pasaba nada, pues los sistemas competidores eran tan pocos que las ganancias derivadas tanto de la venta de consolas como de juegos permitían mantener a las mayores empresas del sector sin problemas. Sin embargo fue entonces cuando llegaron tanto la conocida crisis como el nacimiento de los sistemas operativos móviles, y entre ambos lo cambiaron todo.

Los cambios fueron graduales. Al principio las apps comenzaron a expandirse a través de IOS, aunque fue con la llegada de Android cuando se vivió un verdadero Boom de las apps que hizo a más de un desarrollador replantearse los costes de un gran videojuego triple A (de gran calidad para consolas o PC) frente a los de varios videojuegos para consolas portátiles, de menor riesgo, con lo que la ecuación se volvió sencilla. Por supuesto todo este cambio tuvo sus ventajas pues una gran cantidad de desarrolladores con poco presupuesto pudieron comenzar a crear diversas empresas dedicadas a estos videojuegos y finalmente hemos llegado a una especie de nueva edad de las oportunidades para los desarrolladores, en la que se pueden crear proyectos gracias al surgimiento de nuevas plataformas sin las antiguas limitaciones por presupuesto. El problema es que los beneficios provenientes de los videojuegos apenas han crecido en los sectores conservadores, con lo que antiguas empresas del sector quizás tengan que abandonar como resultado de la dura competitividad tanto de nuevas empresas como de otras veteranas con mayor aceptación.

En este contexto resulta dificil predecir los vencedores y los vencidos, pero sí que pueden preveerse dos grandes batallas entre compañías en el futuro inmediato:

Windows vs SteamOS

Nadie puede negar que Windows es un sistema operativo que con el tiempo se ha hecho imprescindible en nuestros días, pues pocos son aquellos que no utilizan su sistema tanto para el trabajo como para el mundo de los videojuegos. Sin embargo no todo son alabanzas para Microsoft, pues confiados en su dominio del mercado del PC quizás cometieron un error que hoy en día se propone explotar su antiguo compañero y nuevo rival, Steam, y que es la paralización del desarrollo intensivo de DirectX.

¿Y qué es DirectX? Pues haciendo un resumen muy gordo se podría decir que es el motor sobre el que corren la enorme mayoría de juegos actuales para PC, y de la futura Xbox One, por la potencia y facilidades que ofrece a los desarrolladores. El problema es que la última versión de DirectX que verdaderamente trajo mejoras a tener en cuenta, DirectX 11, proviene del 2009, y desde entonces Microsoft apenas ha sacado dos versiones (11.1 y 11.2) con mejoras mínimas.

Por el otro lado tendríamos al nuevo sistema de Valve, SteamOS, la cual es casi reverenciada en el mundo del PC por su plataforma de venta de videojuegos en formato digital, “Steam”, y sus videojuegos propios, como Half-Life o Left4Dead. Este nuevo sistema operativo vendría con unas cuantas diferencias con respecto a Windows, como el estar basado en una versión de Linux casi únicamente orientada a videojuegos, con optimizaciones en procesamiento de gráficos y disminuciones de latencias dentro del sistema operativo. La única gran incógnita es lo que harán con el motor para videojuegos, pues aunque con total seguridad se basará en la alternativa a DirectX, “OpenGL”, que resulta verdaderamente capaz después de estos cuatro años de parón en Microsoft, aún no se sabe si introducirán mejoras o harán uso de una versión propia.

Unigine Benchmark DirectX vs OpenGL

Como se puede apreciar, las diferencias entre ambas versiones son mínimas.

Sea como sea Valve ha sido desde hace años una compañía muy capaz y gran parte de los videojugadores de PC esperan con ganas nuevas noticias de la compañía.

Nintendo contra Sony y Microsoft

En el caso de las grandes compañías de salón que ya están asentadas también hay tortas para repartir, y este año parece que el gran afectado está siendo Nitendo por méritos propios. Y la explicación de este hecho han sido las decisiones tomadas con sus últimos productos, la Wii U y la Nintendo 2DS, junto con la salida de las nuevas consolas de los rivales, PS4 y Xbox One.

Desde luego el aspecto no se parece a lo que nos tenían acostumbrados.

Desde luego el aspecto no se parece a lo que nos tenían acostumbrados.

Quizás tras ver las fotos, a más de uno ya se le haya pasado por la cabeza el principal problema al que se han enfrentado las nuevas creaciones de Nintendo, y es que se han decido por un cambio radical que quizás no fuera el más acertado. Pero vayamos por partes:

Por un lado la WiiU pierde gran parte del atractivo del que disfrutaba su antecesor, que era el componente social, con este nuevo mando que nada tiene que ver con lo que nos tenían acostumbrados y que no permite el mismo tipo de movimientos ni de juegos sin tener que realizar una inversión adicional en otro mando. También cabe a destacar que la decisión del precio final tampoco ha sido muy acertada, pues el precio de una Wii U, entre 300 y 400€ en su salida, es sensiblemente superior al esperado por una consola con características cercanas a las de la PS3 o la Xbox 360.

Por el otro lado encontramos la nueva 2DS, que viene directamente a posicionarse como la versión económica de la exitosa 3DS, y sobre la que es más difícil emitir un veredicto pues en el mercado de las consolas portátiles Nintendo ha mantenido una posición excelente desde hace más de una década. Quizás el único punto a debatir sea de nuevo el diseño, que muchos han tildado como un paso hacia atrás al eliminar las bisagras que permitían doblar la consola y con ello ocupar menos espacio. ¿Finalmente triunfará frente a los sistemas móviles y la PSP Vita? De momento prefiero darle el beneficio de la duda aunque lo más probable es que la 3DS siga en la cima del mercado hasta que se presente un verdadero sucesor.

Ahora bien, en el plano consolero la PS4 y la Xbox One están a la vuelta de la esquina con una potencia y servicios que Nintendo actualmente no puede ofrecer, cuestión que afectará profundamente a las ventas de las consolas nintenderas, que ya estaban tocadas de por sí. Y es en estos momentos cuando veremos finalmente si Nintendo podrá aguantar como compañía dedicada a las videoconsolas de salón o si tendrá que resignarse al papel tomado por otras compañías como Sega y quedarse solo en el desarrollo de juegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s