Mike Mosby, economista


Ted MosbyMuchas veces, me he sentido como el protagonista de la famosa serie “Cómo conocí a vuestra madre”, Ted Mosby. Ted es un arquitecto de Nueva York que adora su trabajo porque le apasiona la arquitectura. No es solo su afición, es su forma de ver el mundo. Y se muere por hacer ver a otros su concepto del mundo que le rodea. Pero ve su pasión pisoteada por aquellos que no le comprenden. Y esto es triste. La arquitectura es un área del conocimiento, y todo conocimiento debería ser tratado con igual respeto, sin importar lo ameno o interesante que resulte.

Hoy pido una oportunidad para intentar reivindicar el perdido respeto hacia la economía, mi pasión.

hijos de ted mosby– “Chicos, voy a contaros una historia increíble. La historia de cómo conocí a nuestra economía.”

– “¿Nos estás castigando por algo?”

– “No.”

– “Ya… ¿Y la cosa va para largo?”

– “Sí.”

Todo comienza con una persona que llamaremos Adelfo. Adelfo tiene una granja. Cultiva trigo y cuida de vacas. Con ello, tiene todo el pan y la carne que desee. Pero entre una cosa y la otra, no consigue tener tiempo para el resto de sus necesidades. Va medio desnudo porque no tiene tiempo ni conocimientos para hacerse ropa, su herramientas son rudimentarias porque no sabe de herrería, apenas tiene verduras para comer… etc.

truequeUn día, Adelfo recibe una visita de una persona, que le dice que existe un pueblo cercano del cuál Adelfo no sabía nada. Entusiasmado, saca tiempo de sus actividades y visita el pueblo. Y allí, sorprendido, descubre un lugar increíble, donde la gente intercambia cosas por otras cosas. Este lugar se llama mercado. Allí, consigue ropa y herramientas mejores de las que él podía hacer con su limitado tiempo, a cambio de lo que le sobra de pan y carne. Adelfo ha disfrutado de las ventajas de la sociedad. Pero aún más importante, acaba de experimentar el milagro de la economía.

NPG x165704; Lionel Charles Robbins, Baron Robbins by Godfrey ArgentLa economía, es, según la definición de Robbins, “la ciencia que analiza el comportamiento humano como la relación entre unos fines dados y medios escasos que tienen usos alternativos”. Esta definición es, necesariamente, incompleta. Pero nos sirve para exponer qué es la economía. La economía estudia cómo disponemos de una cantidad limitada de recursos, para solucionar las necesidades que nuestra vida y condición humana. Pero al contrario que los recursos de que disponemos, nuestras necesidades son ilimitadas, y se van renovando con el paso del tiempo. Tendremos que atender nuestro hambre y nuestra sed varias veces en nuestra vida. Y la cantidad de comida y bebida estará siempre limitada a nuestra producción.

Al no disponer de medios ilimitados para satisfacer todas estas necesidades, debemos preguntarnos: “¿qué producimos para solucionar este problema?, ¿cuánto producir de esto, a sabiendas de que su producción me quita tiempo para aquello?, ¿cómo lo producimos?” Qué, cuánto, cuándo, cómo, quién, para quién… Y todo esto, a sabiendas de que las necesidades cambian y se renuevan con el tiempo, además de que cada persona necesitará cosas diferentes. Un fumador necesitará tabaco, pero un no fumador no. Un niño necesitará leche, pero un intolerante no.

Y aquí es donde entra el milagro de la economía. La idea de poder solucionar todos los problemas de toda la población es inalcanzable. Manejar tal cantidad de información resulta una tarea titánica (este fue uno de los principales errores del comunismo, que creían que era posible que una administración recogiera y usara eficazmente toda la información). Un hombre o una organización no podrían hacerlo. Intercambio-1No existe mente ni ordenador capaz de administrar tal información, ni siquiera imaginarlo. Es un imposible. Como convertir el hierro en oro.

Pero, ¡ey!, da la casualidad de que no es necesario. Por curioso que parezca, cada empresa sabe qué y cuánto producir, y lo distribuye a aquellos que lo necesitan. Las empresas quieren vender lo máximo posible al precio máximo posible para sacar los máximos ingresos posibles. Pero si no se venden, tienen pérdidas. Además, para evitar costes innecesarios y aumentar su beneficio, siempre buscarán la manera más eficiente de producir. Por la otra parte, los compradores, con sus recursos limitados, comprarán solo lo que necesiten. Como por arte de magia, las preguntas que antes nos planteábamos se solucionan solas. Lo imposible se vuelve posible. Un milagro. Y gracias a ese milagro, todos conseguimos lo que queremos.

dinero a la basura(Nota: Hasta ahora, no había hablado del dinero porque la gente se piensa que la economía es dinero. Mentira. El dinero es una herramienta útil dentro de la economía, pero no deja de ser una herramienta).

Terminando con la historia de Adelfo, este tuvo sus problemas en el mercado del pueblo. Le costó averiguar la manera de dividir una vaca en partes más pequeñas para poder pagar todo lo que quería. También tuvo problemas para vender la carne a quien quisiera antes de que se estropeara, para encontrar a gente que quisiera cambiar lo que Adelfo quería por lo que Adelfo ofrecía… Y otras aventuras. Pero solucionó todos sus problemas, y ahora es feliz. Cuando necesita algo, va al mercado a vender su carne y su pan. Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

Ahora, hablo de un ejemplo personal. Me encantan los acertijos. Y el mecanismo de cómo se producen, intercambian, y consumen bienes es para mí el mayor de todos los misterios. Es intentar comprender cómo funciona el motor de la sociedad humana. Los científicos también van detrás de su acertijo, intentando comprender las ciencias naturales. ciencias contra humanidadesPero existe una diferencia. Las personas respetan las ciencias naturales, porque son más lejanas a nuestro día a día. Pero las personas viven en sociedad. Tratan con la economía de manera rutinaria, y piensan que, por ello, saben de economía. No hacen cada día experimentos científicos, pero sí trabajan, producen, y compran. Les puedes hablar sobre las teorías de la evolución, y te escucharán atentos. Pero si les hablas de economía, te tildarán de plomizo. Es como si les encantara que intentes adivinar lo de “oro parece, plata no es”, pero te criticaran cuando te pensaras la de “blanco por dentro, verde por fuera”.

La economía es una ciencia más. Y como tal, merece nuestro respeto. Todos nos apenamos cuando, en la serie, Ted Mosby intenta hablar sobre arquitectura, y nadie le hace caso. Pensamos que es una lástima que no pueda expresar su pasión. Pues es justo ese respeto que sentimos por Ted Mosby el que debemos tener cuando alguien nos habla de lo que más le importa. Un respeto a la economía.

Mike Wasos

Anuncios

9 pensamientos en “Mike Mosby, economista

  1. Muy buena entrada, me gusta mucho tu punto de vista. A mí en este caso me pilla un poco lejos, porque estudio ingeniería y en cuanto lo menciono la gente casi te hace reverencias porque “es muy difícil”, pero veo igual que tú que todo tiene su importancia y que todo lo deberíamos respetar. Todo es difícil, lo único que te facilita estudiar unas cosas u otras es que te gusten o no. De hecho, si pudiera, yo estudiaría de todo.
    Seguid así con el blog. Mis más sinceras felicitaciones. Es genial, y me lo paso pipa leyéndoos.

    Me gusta

    • Me ha encantado tu comentario, Irene. Siempre es agradable que un lector te diga que disfruta con tus escritos. Y es más gratificante el saber que alguien comparte tu opinión. De corazón, esperamos seguir escribiendo para que tú y todos los lectores disfrutéis. Un saludo

      Me gusta

  2. Un artículo muy bonito, pero no dejaré pasar la barbaridad que has soltado sobre la ciencia “más lejana”. Verás lo que yo estudio, Biología, lo vives tan día a día como la o más que economía, puesto que todo lo que haces, TODO, viene dado y tiene consecuencias en tus procesos biológicos, otra cosa es que los ignore la gente por desinterés, así mismo, podría hablarte de las demás ciencias.
    Concluyendo, toda ciencia, en general, está despreciada por muchos y amada, quizás por unos pocos.

    Me gusta

    • ¿De verdad opinas que existe el mismo respeto para las biológicas que para la economía? Puede ser, pero yo no lo veo así. Se vive POR la biología, y EN la sociedad. Y la gente prefiere ver documentales de naturaleza en discovery que de economistas en intereconomía.

      Me gusta

      • Ese es el problema! Los documentales de discovery no son biología, ni si quiera zoología, aunque los realicen con ayuda de zoólogos, te cuenta la vida de algún animal bonito o gracioso medianamente interesante y la gente piensa que está viendo algo de biología, cuando lo que ve es un reality entretenido de animales. La biología es mucho más que eso.
        Además, la economía la encuentro interesante y bonita, yo mismo di economía en el instituto y no exagero al decir que era de mis favoritas, pero los de intereconomía, a mi gusto, son un peñazo.
        A la mayoría de la gente le gustan los animales, pero cuando toca hablar de genética, fisiología, metabolismo, citología, histología, etología,…,además de zoología y botánica, ya alguno ha bostezado, y a mí, lo que me gusta, es precisamente todo, menos las dos últimas.
        Probablemente me empeño tanto en esta discusión, porque cuando le digo a alguien que estudio biología pienso que cree que me apasiona la a zoología y/o la botánica, y es justo lo que menos me interesa de la biología, por lo que yo también me siento incomprendido.

        Me gusta

      • Nunca lo había visto así… Puede que sea verdad que mi crítica no sea verdad desde otra perspectiva.
        Gracias por enseñarnos ese nuevo punto de vista, James.

        Me gusta

  3. Y también puedes hacer un avión de papel que vuele aunque no sepas porqué. En realidad puedes participar en casi cualquier ciencia sin tener ni idea, aunque ciertamente es mucho más fácil realizar acciones importantes y visibles en la económica

    Me gusta

  4. Buen artículo! Respeto y comparto tu pasión por la economía, pero creo que soy contrario a la idea del respeto por las ciencias lejanas. Piénsalo de este modo, muchos se interesan por el progreso del Curiosity en Marte, sin embargo muy pocos deben de conocer el proceso de lanzamiento o de construcción del cohete. Pues en la economía pasa lo mismo, conocen el funcionamiento de los supermercados, pero no se interesan por el de la bolsa o por las interacciones entre empresas, aunque les toque mucho más de cerca.

    Me gusta

    • Estoy de acuerdo. Las personas sin estudios en el tema no tienen conocimientos tan técnicos y exactos como aquellos que se han especializado. Pero lo que quiero decir no es que las personas saben cómo funciona un mercado, sino que pueden actuar sobre él a voluntad. Tú no puedes lanzar una sonda a Marte si no tienes los conocimientos necesarios, pero sí puedes comprar o vender acciones en el mercado bursátil sin saber cómo funciona (otra cosa es que pierdas el dinero). Puedes participar en prácticamente todos los elementos que la economía estudia sin tener conocimientos técnicos al respecto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s