Padre Bill Gates de Calcuta


Deseo que mi primer artículo trate del egoísmo y el altruismo. Quiero hablar de la naturaleza humana, y tratar sobre un tema tan polémico como interesante. Porque opino que el egoísmo, por sí solo, no es malo. De hecho, pienso que es el egoísmo el que hace que nuestra sociedad funcione. Creo que el mundo necesita más personas como Bill Gates, y a menos santos. Como norma general, las personas ponen más esfuerzo en su trabajo solo cuando existe un incentivo personal de por medio. Y normalmente, una persona buscará siempre la opción que más le beneficie a él. Esta actitud no tiene porqué ser recriminable o antisocial. Esto es porque una mayor parte de las veces, el ayudar a los demás coincide con la opción que más ventajas ofrece.

Bien-Mal

Empecemos hablando de motivaciones. Si les preguntáramos tanto a la Santa Madre Teresa de Calcuta como a Bill Gates por qué han luchado y sacrificado tanto, cada uno podría responder…

– “Porque hay mucha gente que necesita ayuda. Y si puedo ayudarles, lo hago” – diría ella.

– “Porque quiero tener los medios para comprarme un yate” – podría responder él.

En apariencia, ella tendrá una motivación más altruista. Digo en apariencia porque, según el punto de vista, ella podría estar pensando en sí misma, en vez de en el resto. Madre Teresa de Calcuta hizo en su momento una elección. La elección era vivir toda su vida en un convento, sacrificando el satisfacer la necesidad moral de ayuda al resto de las personas, o bien sacrificar su vida, con el objetivo del bien de los demás. Valoró el ayudar a los demás más que su propia vida. Pero no deja de pensar en satisfacer una necesidad moral de ayudar. Como ya he dicho, eligió, entre dos opciones, la que más le aportaba en cuanto a valor subjetivo se refiere.madre teresa de calcura

Sin embargo, reconozco que puedo equivocarme. Puede ser que actuara mediante altruismo puro. Es posible que no pensara en ningún beneficio que le aportara el ayudar. El ser humano es tan complejo, que no se le puede aplicar una regla absoluta. No es imposible que exista una persona que tome las decisiones siguiendo otro criterio que no sea el de buscar la opción más valorada. Tan solo la Santa Madre sabe qué le impulsó a ayudar a todas esas personas.

En cuanto a las posibles motivaciones de Bill Gates, puede que su motivación fuera distinta a la expuesta. Quizás se sintiera llamado a crear Microsoft, a arriesgarse por un objetivo y un ideal. En tal caso, sus motivaciones no serían muy distintas a las de Madre Teresa de Calcuta. No obstante, usamos este ejemplo, ya que muchas personas actúan tan solo bajo lucro propio. Por ello, por seguir un ejemplo, vamos a suponer que es esto lo que impulsa las acciones de Bill Gates.

Pero vamos a ceñirnos a algo más objetivo. Vamos a hablar de resultados.

Una simple pregunta: ¿cuántas personas podía ayudar al mes la Santa Madre? Pongamos una exageración. Unas 5.000 personas. O más, digamos 10.000. Bien, Microsoft, en años pasados, tenía en nómina más de 93.000 empleados. Y hay que contar que cada empleado lleva su sueldo a casa, para que coma su familia. Si hacemos caso a la media de hijos por familia del momento, estaríamos hablando de 372.000 personas que tienen casa, comida y seguro médico, gracias a que Bill Gates tiene la pretensión egoísta de comprarse un yate.empresario

En nuestra sociedad, el término “empresario” se asocia con la avaricia, la crueldad y la maldad. Las personas, por norma general, odian a los ricos y a los pudientes. No se dan cuenta de que muchos de los temidos empresarios multimillonarios levantaron un imperio de la nada, trabajando duro, y arriesgándose para mantenerlo a flote. Se mira mal cuando un empresario anuncia que, debido a las circunstancias, va a tener que despedir a 5.000 personas (estamos hablando de un ejemplo real, ya que es un anuncio que ha hecho público la empresa Microsoft). La gente ve a las 5.000 familias que se quedan sin sustento. Pero nunca se les ocurre pensar en las otras 88.000 que, gracias a ese sacrificio, aún tendrán trabajo. No se dan cuenta de que si se quedaran esas 5.000 personas, es probable que la empresa quebrara, y todas se vieran en el paro.

Este odio hacia los empresarios por lo general se fundamenta en los dos argumentos siguientes: que los empresarios no trabajan, pero que explotan al trabajador; y que las riquezas que generan, en vez de repartirlas, las desperdician en caprichos egoístas. La primera crítica requiere más tiempo para desmentirla, de modo que se hablará de ella en un artículo posterior (ver El comunismo 2ª parte). Desarrollaremos, sin embargo, la segunda:

Como ya he indicado en el comienzo del artículo, opino que el egoísmo en estado puro no es malo. Al revés, resulta ser el motivo por el que una sociedad prospera. Es, por norma general,  la búsqueda del mayor beneficio propio el que impulsa al ser humano a actuar. Este es el campo de estudio de la economía: el estudio de la acción humana. El problema reside en que el ser humano es tan complejo, que resulta difícil deducir leyes generales que se cumplan normalmente. Pero existen. Una de ellas es que el ser humano preferirá siempre más a menos. Si se le ofrece un diamante, o dos, sin que la elección de una de las opciones constituya consecuencias extra, preferirá por lo general los dos diamantes. Esta es una manera egoísta de verlo, ya que no piensas más que en tu lucro personal, a la hora de elegir.bill gates

Un empresario hace lo mismo. Bill Gates tuvo una elección parecida a la que hizo Madre Teresa de Calcuta. Se vio en la situación de elegir entre llevar una vida normal, o arriesgarse, y crear una empresa de la nada. Eligió crear la empresa, porque vio que tendría más beneficios. Escogió esta opción, porque “le permitiría comprarse un yate”.

Ahora bien, si le obligáramos a no comprarse el yate, y a repartir sus ganancias extra entre los necesitados, él se negaría. Si desde un principio, él supiera que no iba a recibir ese premio extra por haberse arriesgado a crear una empresa, valoraría que no merecería la pena. Pensaría: “¿para qué partirse el espinazo a trabajar, si luego no me lucro de ello?” No podríamos obligarle a punta pistola a crear Microsoft. Y las 372.000 personas a su cargo no tendrían con qué comer.

Bien, expuestas todas las ideas que deseaba mostrar, solo decir que sois libres de comentar, y desear que lo hayáis disfrutado. Un saludo,

Mike Wasos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s